Deja un comentario

¿Qué temas que figuraron en la agenda parlamentaria 2015 no lograron avanzar en el Congreso?

Logo Erreius colorA pesar de la merma en la actividad parlamentaria que se registra en todos los años electorales, 2015 concluyó con la sanción de una batería de leyes de notable envergadura y con amplio consenso en el arco político. Ejemplo de ello son la institucionalización de la Asignación Universal por Hijo; la reafirmación del rol del Estado en la modernización del sistema ferroviario, en la industria satelital y en las estrategias de desarme de la población; y las reparaciones a víctimas del atentado a la AMIA, a exsoldados de Malvinas y extrabajadores de YPF.

Pero como sucede todos los años, hubo mucho ruido y pocas nueces con otros temas que figuraban en la agenda de los legisladores pero que no avanzaron por distintas razones.

A continuación, una lista elaborada por parlamentario.com.

Reunión con Nisman. El caso más ejemplar de lo “no venido” en 2015 fue el encuentro privado que había programado el exfiscal de la causa AMIA con la Comisión de Legislación Penal de la Cámara de Diputados, por entonces a cargo de Patricia Bullirch (Unión Pro), para exponer sobre la denuncia a la expresidenta Cristina Kirchner y otros funcionarios kirchneristas por el supuesto pacto para “fabricar” la impunidad de Irán. El kirchnerismo, si bien estaba molesto por “show mediático” que le endilgó a la oposición, había anticipado que iría e enfrentar a Nisman “con los tapones en punta”. Pero como se sabe, el fiscal fue hallado muerto la noche anterior y su denuncia fue rechazada en tres instancias judiciales.

Vacantes de la Corte. Primero fue la audiencia con el penalista Roberto Carlés. Luego, tras retirar este pliego, Cristina Kirchner probó suerte con las candidaturas de Eugenio Sarrabayrouse y Domingo Sesín, que ni siquiera llegaron a tratarse en comisión. A un año de la renuncia de Eugenio Raúl Zaffaroni, el Senado sigue sin dar acuerdo a algún candidato para ocupar la vacante en la Corte Suprema de Justicia. Así como el anti-kirchnerismo impidió reunir dos tercios de los votos para aprobar a alguno de los primeros, el Frente para la Victoria tiene la llave ahora para avalar al jurista que nomine Mauricio Macri. Consciente de su debilidad numérica en esta cámara, el presidente intentó nombrar a Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz por decreto en diciembre, aunque el escándalo desatado postergó el tema para febrero o marzo de este año.

Juicio político a Fayt. Mientras los senadores kirchneristas trataban de sumar votos para aprobar el pliego de Carles, sus pares en la Cámara de Diputados reforzaban las presiones a Carlos Fayt, por entonces el magistrado más longevo que tenía la Corte. Así, la Comisión de Juicio Político recogió las sospechas de que el jurista no se encontraba en condiciones físicas y mentales idóneas para ejercer semejante cargo a sus 97 años y dispuso el inicio de una investigación que no pasó a mayores. Finalmente no se dieron curso a los pedidos de juicio político ni se implementó indagatoria alguna y Fayt renunció a su cargo al día siguiente de la asunción del nuevo presidente.

Debates electorales. El proyecto para que los candidatos presidenciales estén obligados a debatir sus propuestas de campaña fue redactado por un grupo multipartidario de diputados, logró dictámenes de comisión, pero jamás llegó al recinto. Los debates finalmente se realizaron en dos oportunidades y ahora todas las expectativas apuntan a que vuelvan a repetirse en 2017, aunque esta vez regulados por una ley del Congreso y no por un acuerdo entre los políticos y organizaciones no gubernamentales.

Acceso a la información. En 2014 se había acordado para 2015 el tratamiento de una Ley de Acceso a la Información Pública. La Comisión de Asuntos Constitucionales de la Cámara de Diputados, por entonces a cargo de la kirchnerista Diana Conti, realizó jornadas de debate con la Organización de Estados Americanos (OEA) pero jamás se firmó a dictamen alguno.

Promoción de juventudes. El proyecto se debatió en foros por todo el país e ingresó al Congreso por iniciativa de Cristina Kirchner. Tuvo media sanción de la Cámara de Diputados pero en el Senado no hubo quórum para tratarlo en comisión, por diferencias entre los propios legisladores del Frente para la Victoria luego de la derrota electoral. La iniciativa establece un mecanismo de actualización automática del programa Progresar y crea seis organismos públicos dedicados a los jóvenes.

Impuestos para financiar deportes. La versión original de los proyectos de La Cámpora para promover la formación deportiva de los jóvenes contemplaba la creación de nuevos impuestos sobre bebidas y cigarrillos para financiar las nuevas políticas, como un plus en la Asignación Universal por Hijo para los chicos que practiquen deportes. Pero diferencias en el propio kirchnerismo llevaron a eliminar la propuesta y las leyes todavía no cuentan con financiamiento específico.

Código de Trabajo. Por iniciativa del diputado kirchnerista y abogado laboralista Héctor Recalde, se propuso compilar en un único cuerpo normativo toda la legislación laboral vigente y adecuarla al nuevo Código Civil y Comercial, que entre otras cosas contempla nuevas formas de familia. La encomienda constitucional de dictar un código “del Trabajo”, luego del intento frustrado durante el Gobierno de Raúl Alfonsín, todavía sigue pendiente.

Licencias laborales. Aunque se debatió en comisión, no hubo acuerdo para aprobar una ley que extienda la licencia por maternidad a 100 días, otorgar al padre (u otro progenitor) 15 días de licencia e incorporar derechos para aquellas personas que se sometan a un tratamiento de fertilización o busquen adoptar. El proyecto fue resistido por cámaras empresariales en medio de la campaña electoral.

YCF y proyectos laborales. En la última sesión de 2015, luego del triunfo electoral de Mauricio Macri, diputados opositores como Claudio Lozano (Unidad Popular), Victoria Donda (Libres del Sur) y Nicolás del Caño (Frente de Izquierda), entre otros, le garantizaron quórum al kirchnerismo para darle media sanción a un paquete de proyectos que iban a ser sancionados por el Senado un día antes de la asunción del nuevo presidente y de los nuevos legisladores. Entre ellos estaban la iniciativa que crea la empresa Yacimientos Carboníferos Fiscales (YCF) para explotar la mina de Río Turbio y propuestas laborales que incluyen la participación de los trabajadores en las ganancias anuales empresarias en la compañías telefónicas privatizadas y los canales y productoras de televisión, la indemnización a los trabajadores de Gas del Estado, Segba y Agua y Energía –marginados del régimen de propiedad participada durante su privatización bajo el menemismo– y la expropiación del Hotel Bauen, recuperado por sus trabajadores luego del abandono de sus dueños tras la crisis de 2001. Por falta de quórum y presiones de la nueva alianza de gobierno, los senadores kirchneristas no lograron quórum para tratar los temas.

Fuente: Texto publicado por Parlamentario.com (7/1/2016)

Seleccionado por: Editorial Erreius

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: