Deja un comentario

Cada escuela deberá tener un protocolo anti bullying

Lo aprobó por ley la Legislatura bonaerense. Además prevé una línea telefónica gratuita y una página web. También promueve la realización de campañas publicitarias preventivas.

Sufrimiento-bonaerenses-registraron-bullying-problema_CLAIMA20150710_0037_28“Está prohibido filmar con celulares acciones dentro del aula y subirlas a Youtube sin la expresa autorización de los alumnos o docentes incluidos”. La restricción forma parte del reglamento interno de una escuela secundaria de La Plata y apunta a evitar situaciones de bullying y violencia psicológica a través de las redes sociales.

El hostigamiento entre estudiantes abandonó la categoría de “situación aislada” para transformarse en una cuestión de Estado. La Legislatura bonaerense acaba de aprobar una ley que busca reducir la conflictividad social en el aula y ahora todas las escuelas –públicas y privadas– de la Provincia tendrán que incorporar protocolos para el tratamiento y abordaje los estos los episodios de acoso y agresión.

Según los registros de la Secretaría de Niñez y Adolescencia del gobierno provincial, se presentaron cinco casos de bullying por mes en 2014 y en lo que va de 2015. Todos terminaron derivados a los gabinetes psicológicos del organismo. El 45% de los hechos involucran a menores de 13 y 14 años. Es decir, en el primer ciclo de la escuela secundaria. Pero, este año, el servicio de Atención y Protección de la Niñez también atendió a dos chicos de 10 años y otros dos menores de 12, que tuvieron que recurrir por situaciones conflictivas en las aulas o en los recreos.

La ley de “Abordaje de la Conflictividad Social” prevé además la habilitación de un sitio web donde alumnos, padres y docentes tendrán la posibilidad de encontrar material sobre el tema y se podrá canalizar denuncias en forma reservada. También deberá habilitarse un número telefónico gratuito para que el que quiera denunciar algún caso por esta vía.

El eje de la denominada “ley anti bullying” es la extensión a todo el sistema educativo de los Acuerdos de Convivencia. Ahora funcionan en algunas escuelas secundarias. Reemplazan el tradicional régimen disciplinario, que incluía las temidas “amonestaciones” y otras sanciones para los chicos.

El autor del proyecto que se aprobó en el Senado provincial, Marcelo Feliú (FPV), explicó a Clarín que la normativa “constituye un programa provincial para actuar sobre todas las conflictividades en el ámbito escolar y que por supuesto incluye el “bullying”. Reúne todas las acciones que se han aplicado en los últimos años y las hace obligatorias”, dijo el legislador.

“Esto nos permitió incorporar pautas de comportamiento y deben ser aprobadas por la dirección de Escuelas”, aclaró Claudia Bracchi, directora de Enseñanza Media de la provincia.

¿Cómo deben ir vestidos los estudiantes? ¿Se puede jugar al fútbol en los recreos? ¿El celular queda en la dirección o se apaga para las clases? Estas y otras cuestiones cotidianas quedan fijadas en el Acuerdo.
Además, las autoridades educativas redactaron un “manual de actuación” para casos de conflictos.

Incluye todas las posibilidades: cómo reaccionar cuando un chico llevaba un arma a la escuela; cómo ante la agresión de un padre a un maestro; cuando un alumno era hostigado o discriminado, entre otras.

La ley provincial también contempla campañas preventivas de difusión para “brindar información y concientizar a la población sobre el fenómeno de la violencia escolar, sus riesgos y consecuencias, incentivando el compromiso para su erradicación en todas sus formas”.

Según definió Julia Zafra, licenciada en Educación y docente de la Secretaría de Niñez, “el hostigamiento sucede en la escuela porque es el primer ámbito exogámico de la familia. Es probable que quien es agresivo en la escuela también lo sea en su hogar pero tal vez esas conductas no sean visibilizadas o quizás se observan y no se evalúan como algo inadecuado”. La especialista agregó que “la segregación de un chico por parte de sus pares en el colegio, facilita este tipo de conducta porque instalan el foco en la posible víctima y además alientan al agresor a traspasar barreras que otros no se animan”.

No hay edad para el acoso. Por eso, los Acuerdos deberán redactarse ya desde el jardín de infantes. En este nivel propone la intervención de los padres y la participación de los nenes “a través del juego”. La dirección de Escuelas deberá homologar los reglamentos y estos deberán ser revisados cada año. Al respecto, Bracchi agregó como ejemplo que “siempre aparecen situaciones nuevas. Hace cinco años, no existía el WhatsApp y los videos que se viralizan. Tuvimos que adecuar las normas a esas nuevas realidades”.

Fuente: Información e imagen publicados por Clarin.com (10/7/2015)

Seleccionado por Editorial Erreius

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: