Deja un comentario

Se alojó con una familia en Salta, lo mordió el perro y nadie se hace cargo

Turismo colaborativo. Ocurrió en Salta. Un turista estadounidense debió afrontar los gastos de la internación, ya que la aseguradora no lo cubría.

turistaLa gente quedó encantada durante el trayecto breve y sorprendente de Airbnb hacia la omnipresencia. Los propietarios pueden alquilar habitaciones o toda su casa, y utilizar el ingreso para evitar trabajar o tener un ingreso extra, sin molestarse por las reglas de habilitación como hospedaje. Los viajeros critican a los hoteles y sus precios exorbitantes. Esto funciona hasta que alguien resulta herido. Es lo que le sucedió a fines de marzo a Mike Silverman, un estadounidense de 58 años que se encontró con el rottweiler de un propietario el tercer día de su estadía en Salta.

Cuando el perro le soltó el brazo, Silverman ya tenía una grave herida. Cuando se comunicó con Airbnb por primera vez, se negaron a cubrirle la estadía en el hospital, o a tomar alguna otra medida, más allá de reintegrarle el dinero por su estadía interrumpida. Así funciona en la economía colaborativa, en la cual las empresas crean un mercado para que otros vendan paseos y renten habitaciones, mientras se envuelven en capas de héroes ficticios. Pero, en definitiva, lo que las empresas comparten en gran parte es el riesgo.

A las aseguradoras no les gusta que las casas se conviertan en hosterías y amenazaron con cancelar las pólizas. Aunque Airbnb sabía esto cuando se inició en 2008, recién comenzó el año pasado a proveer seguros de responsabilidad a los dueños. Sin embargo, todo esto es irrelevante para Silverman, porque la cobertura no se extiende fuera de Estados Unidos. El y su esposa se alojaron en unas 20 propiedades de Airbnb sin incidentes en los últimos años. Así es como encontraron un lugar en Salta por U$S 60 la noche. La cadena informó la semana pasada que habían retirado el lugar de la lista a raíz del ataque del perro, pero parece que el propietario encontró la manera de volver a ingresar.

Con mucha frecuencia, la inclusión de un propietario en las listas de Airbnb no menciona las mascotas. Ni en la lista de Salta ni en los comentarios se mencionaba. En los primeros días en los que los Silverman se alojaron allí, el perro nunca ladró, ni gruñó, ni se movió mucho. Por eso quedó anonadado cuando le extendió la mano y el rottweiler saltó y lo atacó. “Podía ver la arteria, los tendones expuestos y el músculo. Había sangre por todas partes”, contó. En el hospital, la pareja tuvo que dejar un depósito, antes de que lo admitieran y debió entregar el dinero en efectivo. Diez días después del ataque, algunas de las heridas no se habían cerrado.

Silverman debe haber desconcertado a Airbnb con su pedido de reintegro de los gastos médicos y gastos adicionales de alojamiento En un e-mail a Airbnb, escribió: “Existe también el dolor y el sufrimiento, al igual que, quizás, el daño permanente al nervio. Cuando cierro los ojos por la noche, lo veo arrancándome el brazo, y veo sangre por todas partes”.

Pero las respuestas de Airbnb lo apartaron con amabilidad. “Lamentablemente, según los términos de nuestro servicio, no podemos considerar ninguna solicitud de compensación en un escenario de responsabilidad como esta”, se excusaron en un principio. No obstante, ante la asistencia, la realidad cambió. Nick Papas, vocero de Airbnb, respondió en un e-mail: “Esta clase de incidentes son increíblemente raros, pero cuando suceden, tratamos de hacer las cosas bien. Fue un incidente terrible, y estamos negociando nuevamente con el huésped para ayudarle a cubrir sus gastos médicos y otros, además de haberle entregado un reintegro completo.”

Silverman respeta un poco los avances de Airbnb. Pero puede ser que los estadounidenses y europeos menos experimentados no conozcan estas actitudes, o la posible falta de seguro en muchos países cuando hacen sus reservas. Silverman quiso saber cuántos accidentes ocurrieron en las propiedades que aparecen en las listas de Airbnb, pero no tuvo suerte. Papas explicó que la empresa intentaba expandir la cobertura de responsabilidad de sus propietarios a otros países. Hasta que esto suceda en todo el mundo, espera aquí que la empresa cambie en el caso de Silverman, para reflejar la determinación de pagar por los reclamos de lesiones graves sin que el damnificado tenga que entablar una demanda.

Fuente: texto e imagen publicados por Clarin.com (14/4/2015)

Seleccionado por Erreius

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: