Deja un comentario

“Domingos cerrado”: ya son varios los súper y comercios que se sumaron a la iniciativa y crece la polémica

Los impulsores de la medida, que se tratará próximamente en el Congreso, apuntan a que los empleados puedan descansar el fin de semana y estar más tiempo con sus familias. Sin embargo, desde las grandes superficies advierten que esto impactará con fuerza en el consumo y en el empleo

IprofesionalPara muchos argentinos resultaría extraño pensar en un día domingo sin supermercados o shoppings abiertos.

No son pocos los que aprovechan el último día del fin de semana para hacer grandes compras, o bien “sacarle el jugo” a las ofertas que las cadenas de retail despliegan en materia de electrodomésticos y tecnología.

De hecho, estas grandes superficies llegan a facturar hasta un 50% más los domingos que en cualquier otra jornada de lunes a viernes.

Sin embargo, la relevancia de esta fecha en el “calendario del consumo” va en contra del proyecto de ley enviado al Congreso por la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), que tiene como objetivo, justamente, obligar a que los supermercados y demás comercios permanezcan cerrados los días domingos.

“Es un momento para pasarlo en familia y con esta iniciativa se busca recomponer este lazo”, defendió la medida Fabián Castillo, presidente de la Cámara de Comercio del Calzado y Afines.

El proyecto -que será tratado antes de fin de año para ver si convierte en ley- ya despertó una fuerte polémica en un amplio abanico de sectores, con voces a favor y en contra.

De un lado, están los supermercados y comercios de menor tamaño, que promueven la idea de que los empleados puedan descansar con sus familias el último día del fin de semana.

“Hay personas que no pueden tener una vida familiar normal”, advirtió a iProfesional Fernando Aguirre, directivo de la Cámara Argentina de Supermercados (CAS).

Como contrapartida, los grandes jugadores se muestran abiertamente en contra de la iniciativa, dado que esa jornada representa su gran apuesta comercial.

Como quedó de manifiesto, desde cada sector plantean sus argumentos y el desacuerdo entre “chicos” y “grandes” impidió que hasta ahora se llegue a una solución consensuada.

Los impulsores de la propuesta reclaman una vuelta a las tradiciones dominicales y destacan la importancia de que los trabajadores puedan pasar los días de reposo en familia.

Pero quienes critican la iniciativa ponen la lupa en el impacto que, de convertirse en ley, tendrá esta medida en la rentabilidad de las grandes cadenas, a la vez que alertan por despidos, más en un contexto en el que se prevé una mayor desaceleración de la economía y una fuerte contracción del consumo por la dilatación del conflicto con los holdouts.

En este sentido, Aguirre reconoció que “los sábados y domingos, los retailers facturan 50% o más que los días de semana”.

No obstante, el proyecto de “cierre dominical” avanza y, según informan desde la CAME, ya se impuso en La Pampa y en distintas localidades de Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos y San Juan.

En el caso de La Pampa, hace unos meses el Poder Ejecutivo de esa provincia promulgó la ley que establece el cese de actividades para locales de más de 40 metros cuadrados de superficie, con algunas excepciones.

Razones de fondo

Si bien cuesta imaginar una gran metrópolis como Buenos Aires sin supermercados o comercios medianos abiertos los domingos, quienes impulsan esta propuesta explican que ya existen en el mundo numerosos casos de ciudades en las que este sistema ya funciona.

“Son varios los países en los que se implementa el cierre del domingo o, a lo sumo, ese día se trabaja solamente media jornada”, sostuvo Aguirre.

En tanto, Castillo confirmó que algo similar ocurre en ciertas ciudades europeas: “Por ejemplo, en Madrid o en Barcelona no hay grandes superficies abiertas el último día del fin de semana, algo que también sucede en Roma”.
Un fuerte argumento que presentan aquellos que apuestan por el cierre dominical es que la iniciativa cuenta con el aval del Papa Francisco.

“Su Santidad apoya esta idea que apunta a reivindicar el descanso de este día”, aseguró a iProfesional Vicente Lourenzo, secretario de CAME.

En una carta que fuera enviada al Sumo Pontífice, los impulsores de este proyecto destacaron que “es primordial que la Argentina recupere el domingo de descanso como base para garantizar la integración familiar y devolverle a los hogares el tiempo para el encuentro, el diálogo, o simplemente, el compartir”.

Otro de los argumentos que llevó a promover este proyecto está vinculado con que, según la CAME, en los últimos tiempos fueron cada vez más los comerciantes pequeños que se vieron obligados a trabajar el último día del fin de semana, para no perder clientes.

“Muchos establecimientos chicos se ven presionados a abrir este día, por la competencia que les generan las grandes superficies”, señaló Lourenzo.

En la misma línea, Castillo se mostró crítico frente a cómo se fueron extendiendo las jornadas de trabajo del sector comercial durante los fines de semana en el país: “Hace años, era difícil encontrar un negocio abierto durante los fines de semana. Pero muchos terminaron teniendo que abrir los sin querer hacerlo porque piensan: ‘Si el de al lado lo hace, ¿cómo voy a cerrar ese día?'”.

En el caso de las grandes cadenas, los analistas explican que, en su modelo de negocios, los fines de semana juegan un rol fundamental, ya que es allí cuando mejor funcionan.

Aprovechando este mayor flujo de público, suelen desplegar todo tipo de promociones, con acciones tales como los 2×1, 3×2 o las clásicas rebajas que se aplican sobre la segunda unidad.

Según explicó Emiliano Schwartz desde la consultora especializada en consumo Tomadato, “se trata de fuertes descuentos y de campañas que apuntan a estimular la compra en cantidad”.

Sin embargo, frente al argumento del mayor nivel de ventas que logran los domingos, Aguirre advirtió que se esconden “efectos nocivos” para la economía familiar: “Está todo estudiado. Durante los fines de semana la gente está más relajada y no compra sólo lo necesario, sino que se ve tentada a llevar productos que son absolutamente prescindibles, con lo cual, se resiente el bolsillo”.

Excepciones a la regla

Si bien el objetivo del “descanso dominical” es que los empleados de distintos rubros puedan pasar ese día con su familia, desde la CAME aclaran que la propuesta toma en cuenta una serie de excepciones.

“En primer lugar, las farmacias deberán permanecer abiertas por cualquier emergencia”, recalcó Lourenzo.

Otras categorías que quedarían fuera del alcance del proyecto son “todas aquellas vinculadas con esparcimiento”, destacó el ejecutivo de CAME. Y citó el caso de cines, restaurantes, bares, videoclubes y heladerías, a modo de ejemplo.

Un tercer grupo de actividades que también está previsto que sigan funcionando con normalidad son las que tienen que ver con la actividad turística o las que garanticen la movilidad, como las estaciones de servicio.

¿Hay riesgos de perder empleos?

Uno de los argumentos que esgrimen quienes se oponen a la iniciativa del descanso dominical apunta a que, de avanzar el proyecto, el cierre de supermercados y shoppings uno de los días de mayor tráfico de clientes implicaría necesariamente una fuerte pérdida de puestos de trabajo.

En un contexto en el cual el desempleo empieza a ser un factor que despierta cada vez más preocupación entre los argentinos, este punto no pasa desapercibido a la hora de analizar la propuesta.

Sin embargo, los dueños de supermercados más chicos confían en que, de aprobarse, no habría despidos de los empleados en relación de dependencia sino que, simplemente, se dará un “reacomodamiento” de las jornadas.

“No se produciría una pérdida de puestos laborales. Ningún súper va a echar gente porque no abra los domingos”, aseguró Aguirre.

Acto seguido, el directivo destacó que “este es un argumento que intenta asustar, pero no es cierto que vaya a suceder realmente”.

No obstante, los críticos a la iniciativa advierten que los primeros que se verán afectados son los empleados que son contratados por horas y no cumplen una jornada diaria en las cadenas de retail.

En este punto, Aguirre reconoció que “pueden verse perjudicados los trabajadores temporarios o por horas, es decir, aquellos que forman parte del esquema que muchas cadenas implementan los domingos”.

El debate ya está instalado y en los próximos meses se definirá si se aprueba el proyecto.

Por el momento, ya son más de 70 las localidades del interior en las que rige la normativa de “domingos cerrado”.

En este punto, Lourenzo señaló que “el tema se empezó a manejar provincia por provincia. Y tenemos en carpeta más proyectos para que esta iniciativa se extienda a todo el país”.

Fuente: texto y foto publicados por iProfesional (16/11/2014)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: